El almuerzo de los niños en el colegio.

EL ALMUERZO DE LOS NIÑOS EN EL COLEGIO

Actualmente la gran mayoría de los escolares se encuentran en el colegio a la hora de almuerzo, sea por jornadas escolares completas, actividades extraprogramáticas o deportivas.

Esto se traduce en que varias comidas las realizan fuera de la casa, incluido el almuerzo, lo que puede traducirse en un problema, optando finalmente por enviar sólo “colaciones” que mayormente corresponden a alimentos procesados y ultraprocesados que no tienen ningún beneficio nutricional, por el contrario, sólo aportan un gran número de calorías y son altos en sal.

Una de las principales dudas que surgen en los padres es si es mejor que los niños almuercen en el colegio o en la casa, y si almuerzan en el colegio, es si deben llevar el almuerzo de la casa o comer lo ofrecido en el casino del establecimiento.

De estas interrogantes hay bastante que comentar.

Almuerzo “ideal”

El almuerzo ideal es comer lo que comerían si almorzaran en la casa.

Debe ser un plato que contenga una porción de proteína, lo que incluye carne roja o blanca, pescado o huevo, también se pueden obtener proteínas de las legumbres (proteínas vegetales). Además, se debe acompañar de verduras de todos los colores, grasas saludables como la palta, semillas, frutos secos (mayores de 6 años) y aceite de oliva y una porción de carbohidratos (1/2 taza aproximadamente), lo que incluye papas, arroz, quínoa, pastas o choclo, entendiendo que siempre es más recomendable el uso de alimentos no procesados (la papa es un carbohidrato sin procesar vs los tallarines que sí lo son).

Si se acostumbra a comer postre este debe ser una fruta, la que igual podría consumirse durante la mañana como una colación.

Si el almuerzo que ofrece el casino del colegio cubre estos requerimientos, es una buena alternativa que almuercen ahí, ya que esto evita el transporte de comida y la necesidad de calentar los alimentos en el colegio.

Si no existe la opción o el escolar no come por algún motivo la comida del colegio, debiera llevarlo de la casa. Aquí debemos elegir la opción que sea más cómoda y segura para nuestros hijos, sin descuidar la calidad del almuerzo. Una opción segura es optar por almuerzos fríos: una ensalada que contenga todos los nutrientes comentados previamente (por ejemplo: huevo duro o pechuga de pollo en trozos dentro de una ensalada de todos los colores, aliñada con aceite de oliva, a la que se puede agregar arroz frío, papa o choclo). Si decidimos enviar un almuerzo que se deba comer caliente, evitar sopas o comidas que sean fáciles de derramar y que puedan provocar accidentes (preferir tortillas de verduras con alguna proteína de buena calidad).

Lo que debemos evitar siempre es que los niños elijan que almorzar en el colegio, es decir que lleven dinero y lo compren, ya que, con seguridad, la gran mayoría optará por opciones como completos, sándwich y en el peor de los casos productos procesados y ultraprocesados como papas fritas, galletas y/o dulces. Estos productos además de no ser ningún aporte en la nutrición de los niños, son altos en sal y calorías, favoreciendo la obesidad infantil, tan prevalente en nuestro medio y con ellos el riesgo cardiovascular en la edad adulta.

Siempre es recomendable hacer una minuta semanal, esto permite organizarse para la semana y no estar a última hora pensando en que enviar de almuerzo al colegio. Se recomienda ir usando lo mismo que se come en la casa y no preparar comidas “especiales” siempre.

No descuidar la presentación de los alimentos, y dentro de lo razonable, considerar las preferencias de los niños en cuanto a su alimentación. Lo padres no estarán con ellos al momento de comer en el colegio, por lo tanto, si enviamos sólo alimentos que no les gustan, de seguro volverá intactos a la casa.

La importancia del Agua.

No olvidar la importancia en el consumo de agua, evitar el consumo de jugos y bebidas de fantasía, sobre todo si contienen azúcar. Lo más sano siempre será el agua, se puede enviar una botella de agua con unas rodajas de limón o de algún fruto rojo, lo que le dará un sabor natural que puede ayudar a que sea mejor aceptada.

Las necesidades de agua dependen del peso de la persona y de la etapa de vida de cada uno. La recomendación en niños es de 50 a 60 ml de agua por cada kilo de peso, por lo tanto, un niño de 20 kilos debiera consumir al menos 1 litro de agua al día. 

Lunch box with vegetables and sandwich on wooden table. Kids take away food box and school backpack. Top view
Los Horarios.

Como primer punto, siempre es recomendable que, dentro de lo posible, se respeten los horarios de las comidas principales, ya que esto evita el aumento de comidas a deshoras, consumo de comida chatarra o productos ultraprocesados. Cuando, por alguna situación especial, no logramos que almuercen en el colegio, se podrían invertir los horarios, sabiendo que esto está lejos de ser lo ideal, pero estaríamos priorizando la buena nutrición. Por ejemplo, si la hora de almuerzo del colegio es alrededor del mediodía, en este horario el escolar podría consumir una “once” (lácteo descremado con fruta o un sándwich con verduras y una proteína) y almorzar cuando llegue a la casa entre las 3 o 4 PM. Luego deberá cenar junto con su familia en horario habitual.

Los requerimientos nutricionales pueden variar en cada escolar dependiendo de su actividad física, si es hombre o mujer y su estado nutricional actual, lo que se deberá evaluar caso a caso. La edad preescolar (2 a 5 años) y la edad escolar (6 a 11 años) es una etapa clave en cuanto a la educación alimentaria y de hábitos saludables. En esta etapa los niños ya son más independientes al momento de alimentarse, y comienzan a tomar decisiones que pueden influir en su salud a futuro. Es importante lo que enseñamos en la casa, que entiendan la importancia de comer en forma saludable, para así ser niños nutricionalmente sanos y por ende adultos sin enfermedades crónicas.

Dra. Loreto Araneda Piña

Pediatra

Sin comentarios

Escribir comentario