Deporte saludable= Evaluación Pre-Participativa (EPP)

Deporte saludable Evaluación Pre - Participativa (EPP)

La evaluación pre-participativa es un acto médico ampliamente difundido a nivel mundial desde hace muchos años y es considerado necesario para toda persona que pretenda realizar actividad física programada o algún deporte, para disminuir el riesgo de patología cardiovascular, especialmente la muerte súbita.

Es importante tener presente que en la edad escolar y sobre todo durante la adolescencia, los controles de salud preventivos se realizan cada vez en forma más aislada, y que este grupo etario suele acudir a control médico solo al cursar con patologías agudas. Por lo tanto, la consulta por una EPP también debe ser considerada como una gran oportunidad de retomar la relación médico-paciente, permitiendo una buena instancia para la educación y consejo sobre vida saludable.

Dentro de las responsabilidades que el médico asume en la EPP, el gran fantasma que debe enfrentar siempre es el riesgo muerte súbita (MS), teniendo en cuenta de que todos los años  mueren jóvenes atletas de nivel competitivo por muerte súbita  y entre un 30 y 50% de los casos, la MS es el primer síntoma de patología cardiovascular subyacente, por lo que intentar disminuir las probabilidades de su presentación resulta de vital importancia. Sin lugar a dudas, la repercusión social frente a la noticia fallecimiento por MS durante la práctica deportiva de un sujeto supuestamente sano, ha determinado un cambio de conducta en los establecimientos escolares y en los clubes deportivos, llevando a la necesidad de certificación médica de la aptitud y “ausencia de riesgo” al realizar deporte en cada individuo.

Una EPP debe incluir anamnesis dirigida, examen físico y electrocardiograma de reposo de 12 derivaciones, identificando los atletas que presenten alguna cardiopatía, en especial aquellas más frecuentes y responsables de MS, permitiendo además la detección de aquellos deportistas asintomáticos con riesgo cardiovascular, tanto para un precoz manejo en el caso de que sea una cardiopatía tratable, como para programar una estrategia para no exponer a un riesgo vital al paciente, no a través de la restricción de la actividad física, sino de una adaptación del deporte en relación a cada riesgo individual. Los resultados de las exploraciones practicadas deben ser recogidos en un informe médico que incluya el diagnóstico y las recomendaciones que se deriven de las observaciones efectuadas.

En Pediatría Montemar contamos con el equipo profesional para realizar la EPP a niños, niñas y adolescentes.

Dr. Francisco Verdugo Miranda

Pediatra Medicina del Deporte

Sin comentarios

Escribir comentario